¿Tu sabes qué representan las partes de tu cuerpo?

Una vision importante de la Biodescodificacion Emocional es que redescubre al cuerpo como portador de noticias para uno mismo. El cuerpo es mas que ser “algo” que se enferma o se mantiene saludable es considerado como un mensajero que avisa el tipo de emociones que hemos guardado por dias.. meses o a veces años.

Sabias que tu cuerpo grita lo que tu boca calla? Checa esta lista y si tienes algún malestar actualmente revisa.. si coincide con alguna emoción negativa o sensación desagradable que hayas sentido con anterioridad a que apareciera el mal-estar.

El cabello: Mi fuerza.
El cuero cabelludo: Mi Fe y mi lado divino.
La cabeza: Mi individualidad.
Los dientes: Arbol genealógico, mis decisiones, vinculadas al lado femenino arriba, vinculadas al lado masculino, abajo.
El cuello: Mi flexibilidad, mi capacidad para ver varios lados de las situaciones de la vida.
La garganta: La expresión de mi lenguaje verbal y no verbal, mi creatividad.
Los hombros: Mi capacidad para llevar una carga, responsabilidades.
Los brazos: Mi capacidad para tomar a las personas o las situaciones de la vida.
Son la prolongación del corazón. Sirven para ejecutar las órdenes.
Los codos: Mi flexibilidad en los cambios de direcciones en mi vida.
Los dedos: Los pequeños detalles de lo cotidiano.
El corazón: Mi comunicación con los demás.
La sangre: La alegría que circula en mi vida.
Los pulmones: Mi necesidad de espacio, autonomía, Vinculados a mi sentimiento de vivir.
El estómago: Mi capacidad para digerir nuevas ideas.
La espalda: Mi soporte, mi apoyo.
Los huesos: La estructura de las leyes y principios del mundo en el cual vivo.
Los intestinos: mi capacidad para soltar, dejar fluir lo que me es inútil y dejar fluir los acontecimientos de mi vida.
Los riñones: La sede del miedo.
El páncreas: La dulzura que está en mí.
El hígado: La sede de la crítica.
Las piernas: Mi capacidad para adelantar en la vida, ir hacía el cambio, hacía las nuevas experiencias.
Las rodillas: Mi flexibilidad, mi amor propio, mi orgullo.

Ahora ya sabes que representa y puedes comenzar a trabajarlo.

Fabiola Montero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: