Nace bebé haitiana bajo un puente en EU

En Estados Unidos se planea deportar a más de 3 mil migrantes diarios, mientras que, en la frontera de México, el Instituto Nacional de Migración patrulla las calles con el mismo objetivo.

Una niña de padres haitianos nació ayer en la frontera que divide a México de Estados Unidos. Ocurrió a las seis de la mañana, debajo de un puente americano. El improvisado parto sucedió en medio de una de las crisis migratorias más difíciles que han enfrentado ambos países.

Los padres desconocen el estado migratorio que tendrá la bebé porque, aunque ellos son haitianos y venían transitando desde territorio mexicano, la bebé nació bajo un puente estadunidense.

La madre fue auxiliada por otras migrantes, mientras paramédicos estadunidenses llegaron para apoyar en el parto. Tras corroborar que la bebé nació sana, ambas mujeres fueron llevadas a un hospital para ser revisadas.

Pero ella no es el único bebé que ha nacido en medio de la crisis migratoria entre México y Estados Unidos: al menos cuatro nacimientos se han suscitado en los últimos días.

Las madres con hijos en brazos cruzando el Río Bravo se ha convertido en una escena frecuente. Van en busca de comida debido a que en el campamento que mantienen improvisado debajo del puente internacional de la localidad Del Río en Texas, apenas y pueden conseguir un vaso de agua y un pedazo de pan al día. Los baños portátiles que fueron colocados están abarrotados, las familias enteras viven entre excremento, suciedad, hambre y sobre todo con el miedo de ser deportados.

Mientras tanto, en el lado mexicano, el parque ecológico Braulio Fernández –que conecta con la casa del migrante en Ciudad Acuña, Coahuila– está sirviendo de campamento para que los niños puedan jugar y descansar sin el terror que para ellos implica ver las camionetas imponentes de las Patrullas Fronterizas de Estados Unidos. Y del asombro que sienten al ver a la Policía Montada con látigos en las manos.

Sin embargo, los mexicanos han extendido una mano para todos los migrantes, llegando con comida, ropa y juguetes para los niños. Érick, originario de San Luis Potosí, forma parte de los que proveen de comida:

“Quisiera tener para que alcanzara para todos, pero no se puede, verdad, les traigo jugos, panecillos, atunes, fritos y chocolates para los niños”, comenta.

“Para mí, un mexicano como ustedes es único, desde que llegamos acá no hemos encontrado nada de comer, tuvimos que venir a México, por ejemplo: a mí me regalaron dos juguitos para salvarle la vida a los hijos que tengo del otro lado del río”, asegura Ronnie, migrante haitiano.

En Estados Unidos se planea deportar a más de 3 mil migrantes diarios, mientras que, en la frontera de México, el Instituto Nacional de Migración patrulla las calles con el mismo objetivo: expulsar a todos los que no puedan demostrar su estadía legal en nuestro país.

Fuente: Milenio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: